ASTRONOMIA
Fotos astronomía y universo
   Home      Mercurio

Planeta Mercurio

Planeta Mercurio

El planeta Mercurio es el más cercano del Sol y realiza un giro completo cada 88 días, viajando por el espacio a casi 50 km por segundo, más rápido que cualquier otro planeta del Sistema Solar. Un día solar de Mercurio equivale a 175,97 días la Tierra por su lenta rotación.

Características de Mercurio.

La órbita del planeta Mercurio.

La órbita elíptica de Mercurio, sitúa el pequeño planeta a una distancia de entre 47 y 70 millones de kilómetros del Sol. Si uno pudiera estar en la superficie ardiente de Mercurio cuando está en su punto más cercano al sol, nuestra estrella aparecería tres veces más grande de como se ve desde la Tierra. Debido a que Mercurio está tan cerca del sol, es difícil de observar directamente desde la Tierra, excepto durante el crepúsculo o atardecer.

Tránsito de Mercurio por el SolMercurio hace su aparición indirectamente 13 veces cada siglo y los observadores desde la Tierra puede ver pasar a Mercurio en el disco del sol, un evento conocido como tránsito. Los tránsitos duran varios días. Los dos primeros tránsitos de Mercurio en el siglo 21 se produjeron 07 de mayo 2003 y 8 de noviembre de 2006. La próxima tendrá lugar el 9 de mayo de 2016.

Las temperaturas en la superficie de Mercurio pueden alcanzar los 800 grados Fahrenheit (427 grados Celsius). Debido a que la atmósfera de Mercurio es tan delgada, la superficie no puede retener el calor, por lo que las temperaturas nocturnas pueden bajar hasta -290 grados Fahrenheit (-179 grados Celsius).

La atmósfera de Mercurio

La delgada atmósfera de Mercurio, o exosfera, se compone de átomos desprendidos de la superficie por el viento solar y los impactos de micro meteoritos. Debido a la presión de la radiación solar, los átomos escapan rápidamente al espacio y forman una cola de partículas neutras. Aunque el campo magnético de Mercurio tiene sólo el 1 por ciento de la fuerza de la Tierra, el campo es muy activo.

El campo magnético del viento solar, se conecta episódicamente con el campo magnético de Mercurio, creando unos intensos tornados magnéticos que canalizan el plasma rápidamente, desprendiendo el caliente viento solar a la superficie. Cuando estos iones golpean la superficie, desprenden los átomos neutros y son enviados a gran altura sobre el cielo del planeta, donde otros procesos podrían arrojarlos de nuevo a la superficie o acelerarlos y llevarlos lejos de Mercurio.

La superficie de Mercurio

Superficie de Mercurio en falso colorLa superficie del planeta se parece a la de la Luna, claramente marcado por cráteres de impacto como resultado de muchas colisiones con meteoritos y cometas. Aunque hay áreas de terreno liso, también hay formas de lóbulo, escarpes o acantilados, algunos de cientos de kilómetros de largo y de hasta un kilómetro de altura, formados por la contracción de la corteza.

La Cuenca Caloris, una de las más características de Mercurio, tiene 1.550 kilómetros  de diámetro. Fue el resultado de un impacto de un asteroide sobre la superficie del planeta en la historia temprana del Sistema Solar.

En los siguientes miles de millones de años, el planeta Mercurio se encogió en un radio de 1 a 2 km hasta que se enfrió después de su formación. La corteza externa creció lo suficientemente fuerte como para evitar que el magma alcanzara la superficie, poniendo fin así, al período de actividad volcánica

La densidad de Mercurio

Mercurio es el segundo planeta más denso del Sistema Solar después de la Tierra, con un gran núcleo metálico que tiene un radio de 1.800 a 1.900 km, aproximadamente el 75 por ciento del radio del planeta. En 2007, los investigadores que utilizan los radares terrestres para estudiar el núcleo, encontraron evidencias de que está fundido o en estado líquido. La Capa exterior de Mercurio, comparable a la capa exterior de la Tierra llamada manto, tiene sólo entre 500 a 600 kilómetros de espesor.

Imagen propiedad: NASA

Fuente: NASA

Más información sobre Mercurio:

Sondas espaciales Mariner 10 y MESSENGER en Mercurio.

Imágenes de satélite de Mercurio.

La primera nave que visitó Mercurio fue el Mariner 10, que obtuvo muestras fotográficas del 45 por ciento de la superficie. En 1991, los astrónomos en la Tierra, mediante observaciones de radar mostraron que Mercurio pudo haber tenido agua helada en sus polos norte y sur dentro de profundos cráteres que están permanentemente en frío. Cometas o meteoritos que impactaron con el planeta, podrían haber traído el hielo a estas regiones de Mercurio, o el vapor de agua podría haberse desgasificado del interior y congelado en los polos.

En 2008 y 2009, la misión MESSENGER de la NASA realizó dos sobrevuelos cercanos a Mercurio. En el segundo sobrevuelo, la nave ha fotografiado el 80 por ciento de la superficie con una gran resolución y realizado descubrimientos sobre el campo magnético y la forma de la corteza terrestre de Mercurio. Los sobrevuelos empleados y la gravedad de Mercurio ayudarán a la nave espacial cuando entre en la órbita, en marzo de 2011. La sonda espacial MESSENGER es la primera nave espacial que se sitúa en la órbita de Mercurio.